¡No valen ni un huevo! Compra y venta de huevos de iguana en vías del norte de Colombia

¡No valen ni un huevo! Compra y venta de huevos de iguana en vías del norte de Colombia

El equipo de S&N obtuvo evidencia audiovisual de la comercialización de huevos de iguana que se está llevando a cabo en las carreteras del norte de Colombia, más específicamente en la que del municipio de Ciénaga (Magdalena) conduce a la ciudad de Barranquilla (Atlántico). Y es que, a pesar de las advertencias a los consumidores, sucesivos controles por parte de la autoridad ambiental del departamento y la policía, e incluso la judicialización de las personas que cometen o favorecen este delito ambiental, aquí se sigue comercializando este producto sin ningún tipo de control por parte de las autoridades competentes y mucho menos pudor de los inescrupulosos que fomentan su mercadeo al adquirirlos.



Y es que en los últimos días, en el tramo de la carretera antes citado, se pueden observar a por lo menos una docena de individuos quienes «balde en mano» exhiben las cadenas (varas) de huevos de iguana, los cuales son ofrecidos a los conductores de vehículos con diferentes precios de mercado: 500 pesos unidad, cinco unidades por 2.000 y 100 unidades (vara completa) por 30.000 pesos. Cabe resaltar que nuestras leyes prohíben estas prácticas y las penalizan con prisión hasta por 108 meses y millonarias multas que rondan los 35.000 salarios mínimos. Tal vez te interese revisar: La noticia como una herramienta pedagógica en el aula.

Práctica cruel e inminente peligro para la salud

El consumo de carne y huevos de la iguana verde (Iguana iguana) es una tradición en la costa Caribe. Incluso, en algunas zonas rurales apartadas de la región es una valiosa fuente de proteínas para los pobladores quienes suplementan su dieta con esta especie. Sin embargo, la mayoría de las personas que compran huevos de iguana -al atribuirle propiedades afrodisiacas o por su exótico sabor- ignoran las practicas crueles que se llevan a cabo para extraerlos y los peligros potenciales que el consumo de estos trae a la salud.

Para obtener los huevos, los cazadores se valen de resorteras y rocas con las que golpean a las hembras «preñadas» que se encuentran camufladas en los árboles para hacerlas caer, en el mejor de los casos las iguanas mueren allí por el golpe y los huevos son extraídos. Si el individuo no muere, los cazadores aplicarán una cruel tortura: ellos doblarán de forma antinatural las patas de la iguana hasta llevarlas sobre su dorso, romperán las falanges de estas y «engancharán» las patas con sus propias uñas detrás de la «espalda» para así inmovilizarla y que esta no los golpeé con los movimientos desesperados que realiza con su cola. Luego de esto, se realizará una profunda incisión en el vientre y se arrancará por completo el aparato reproductivo el cual porta los huevos. Finalmente, la hembra herida es dejada a su suerte en el bosque donde muere; si esta sobreviviera, luego de una larga infección por el procedimiento quedará estéril. Los copepodos de Juan y como la construcción de una cancha pueden destruir un hábitat completo.

Además de la crueldad que conlleva su extracción, el consumo de huevos de iguana no se recomienda para los seres humanos ya que implica potenciales peligros para nuestra salud. Este producto tiene un alto contenido de colesterol, el cual es perjudicial para nosotros. También, las malas prácticas en el manejo del producto lo hacen perjudicial ya que contienen una alta carga de bacterias como Escherichia coli (bacteria de la materia fecal) y Salmonella, las cuales pueden provocar una intoxicación alimentaria y hasta la muerte.

Importancia de las iguanas en el ambiente

Las iguanas al igual que muchos reptiles son sumamente importantes para los ecosistemas donde habitan, esta especie actúa como dispersora de semillas al consumir frutos, sirve como polinizadora de varias especies vegetales y dado a que ellas consumen los tallos tiernos de los arboles mantienen un nivel estándar en la altura del dosel del bosque.

Haciendo referencia a una parte del título de la nota, las iguanas ¡no valen ni un huevo! Ellas valen mucho más porque hacen parte de nuestra diversidad y deben ser conservadas como todas las especies de nuestro entorno.

P.D. Pese a todo lo que se ha dicho en la prensa sobre el levantamiento parcial de la ley que vedaba la comercialización de la piel de los caimanes aguja Crocodylus acutus en Colombia. El autor de esta nota no está de acuerdo con este levantamiento, así tenga las mejores intenciones con el uso sostenible de la biodiversidad de nuestro país. En mi opinión personal es absurdo usar artículos de lujo con pequeñas partes de animales exóticos teniendo otras opciones más que aceptables para vestirnos y lucir.

Síguenos en nuestra Fan page y no te pierdas las actualizaciones del mejor contenido científico EN ESPAÑOL.

Gonzalez Cueto Jaime
Escrito Por: Gonzalez Cueto Jaime
Website: Science y Nature

Biólogo colombiano, 24 años de edad, estudiante de segundo año de la Maestría en Ciencias Marinas de la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano; apasionado por la ciencia, me interesa compartir experiencias investigativas con amigos y compañeros. Tengo el sueño de que las personas se interesen más por aprender del excitante mundo de la ciencia y lo apasionado que puede resultar la vida en una carrera científica.

There is 1 comment for this article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.